Previa IRONMAN HAWAII 2015. Carrera masculina

Previa IRONMAN HAWAII 2015. Carrera masculina

Año tras año The Big Island recupera en octubre todo el protagonismo del Triatlon mundial. Es el momento en que se concentra la elite en busca de medirse en la lava. No hay otra carrera igual. Las hay más rápidas, con recorridos más atractivos o con decenas de miles de aficionados siguiendo la prueba. Da igual. Hawaii bien vale una temporada en blanco porque ganar en Hawaii es convertirse en parte de la historia de éste deporte tan apasionante.

¿Todos contra Frodeno?

El favoritismo es un cuchillo de doble filo. Juega un papel que no siempre resulta en beneficio del señalado.

Siempre habrá un favorito por definición, el ganador del año anterior. Sabe lo que hace falta para enfrentarse a los mejores y salir victorioso. Muchos pueden tener las condiciones para aspirar al triunfo, pero solo hay un líder en meta. ¿Cuál es la diferencia?

Sebastian Kienle la sabe. Desde que llegó a Hawaii en el 2012 tuvo que manejar la expectación que generó tras su exhibición en el mundial 70.3 dónde arrasó gracias a un parcial de bici estratosférico. Pese a ser un novato en la isla fue 4º. Al año siguiente, con el marchamo de favorito, hizo un 3º que se le quedó corto. Y ya en el 2014 hizo bueno el partir como favorito.

Sin embargo, en el 2015 no parte como el favorito número 1. Una sola prueba ha trastocado toda la temporada. Una prueba, IM Frankfurt y un triatleta, Jan Frodeno. Allí se juntaron en la línea de salida los dos grandes protagonistas del 2015. Un primer round de altura. Y lo que pasó ya es historia. Frodeno destrozó la carrera marcando los tres mejores parciales. Uno por cada segmento. Kienle mejoró su parcial de bici del año anterior, pero hasta así fue incapaz de estar a la altura de su compatriota.

Pero como ha dicho Frederik Van Lierde esta misma semana, todo eso no vale de nada en la salida de la siguiente carrera. Se vuelven a repartir las cartas y la partida comienza desde cero nuevamente. Esto lo dice alguien que también sabe lo que es ganar en Kona. Junto con Kienle son los únicos ganadores que serán de la partida este año. Es decir, otro favorito.

Podría decirse que ya tenemos el pódium. Afirmación muy arriesgada. Una carrera de larga distancia es una locura de condicionantes. Por eso resulta tan atractivo este juego de anticipación.

El jueves el viento estaba inusualmente en calma en la isla. Lo que ocurra el sábado es otra historia. Es importante porque puede endurecer más aún la carrera lo que supondría ensanchar las distancias durante el ciclismo. Beneficio para mejores ciclistas. Día sin viento, ventaja para los mejores corredores.

Y en esta sopa, cabe algún ingrediente más? Por supuesto. Vamos a analizar las claves que se han dado hasta ahora.

El gran grupo. Es vital estar en el gran grupo durante la ida a Hawi. La vuelta es cosa de supervivencia, pero la ida es a un ritmo infernal que cada año concentra a más favoritos. Ese ritmo hace doblemente insufrible el desarrollo de la carrera para quien va por detrás. La caza supone hacer un esfuerzo superior al límite, velocidades de 48-50 km/h para contrarrestar los 44-46 km/h del grupo de los lideres. Kienle lleva haciendo eso durante años.

1410112422

Por norma pierde 4’ en el agua, sus 54’ le alejan entre 3-5’ de cabeza. Eso supone ir a la contra los primeros 60-90 km. Muchos kilómetros en solitario desgastando el cuerpo con la duda de cuando podré descansar y ponerme a rueda para recuperar y volver a la carga. Porque sabe que necesita bajar con otros 4’ de ventaja como mínimo. El año pasado tuvo la ayuda de Maik Twelsiek. Incluso Luke McKenzie aguantó el ritmo dando compañía al duelo alemán. No perder más de 4’ en el agua y contar con alguna ayuda son las claves para valorar sus opciones de cara al podio.

¿Y Frodeno? Gran nadador saldrá con Andy Potts, el mejor nadador de los últimos años. A partir de ahí tendrá que tomar la decisión de tirar para adelante y mantener el liderato o dejarse llevar dentro del grupo que saldrá tras él. En Frankfurt no esperó a nadie, pero Hawaii no es Frankfurt.

Otra de las claves es que hará MarinoVanhoenacker. El belga es un inconformista nato. No se aguanta en los grupos, tiene que tirar para adelante y poner sus reglas. En Hawaii eso no ha hecho más que costarle disgustos. Si mantiene su naturaleza Marino hará su movimiento, normalmente lo hace en el tramo de subida a Hawi. ¿Quién se irá con él? Frodeno puede aprovechar esa capacidad de romper la carrera del belga. Sería la señal de que se siente fuerte y quiere dejar claro quién manda. Si para entonces Kienle ha cazado al grupo se podrá ver un espectáculo para ver quién es capaz de infligir el castigo más grande. En cualquier caso, la carrera se romperá y se verá quienes son los más fuertes en la Queen K del 2015.

 

Tercera clave: Hawaii se pierde en la bici y se gana corriendo. Tienes que salir con opciones del ciclismo, es decir bajarte entre los 5 primeros y luego aguantar el tipo corriendo. Eso supone jugar nuevamente en el filo. Apostar duro en el ciclismo y esperar que el cuerpo aguante el tipo en la carrera. Sobre el papel el mejor corredor es Frodeno. Nuevamente, esto no son matematicas. Se trata de tener la mejor combinación ciclismo-carrera y un especialista en aguantar con entereza las maratones tras duros ciclismos es Van Lierde. Van Lierde se bajará dentro de los 5-7 mejores y su correr rocoso le mantendrá en carrera en todo momento.

1410117483

 

Pero para ganar hay que tener ese parcial final que nadie más aguante. ¿Quién podría asumir el papel de digno rival de Frodeno? Mis apuestas van por Ben Hoffman, el americano se alzó con el 2º puesto el año pasado. Su parcial de 2:51 tras una buena bici fueron 3’ mejores que el del ganador Kienle. Hoffman tiene que mantenerse dentro de los 6-8’ tras el mejor triatleta en dejar la bici. No solo apuesto por él para el pódium sino que le pongo con opciones de alzar los brazos en Alii Drive en primera posición.

Las bazas españolas tendrán complicado enfrentarse a estas maquinas que machacan con vatios imposibles los pedales. Pueden correr como los mejores, pero mucho me temo que para entonces el pódium estará lejos. Como siempre Eneko es el más regular, pero también el que más sufre con el calor. Iván Raña tendrá que andar como nunca ha hecho antes para no perder esos 20-30’ durante el ciclismo. La gran incognita es Clemente Alonso, un año sin competir supone un hándicap cuando te vas a encontrar estos ritmos. Calidad tiene por los cuatro costados con lo que siempre habrá que guardar unos dólares por el salmantino. Y queda Blanchart, tendrá la oportunidad para medirse con los mejores del mundo. Si hay un momento para demostrar todo lo que es capaz de entrenar es justamente mañana.

1º Ben Hoffman – 2º Jan Frodeno – 3º Sebastian Kienle

Esta es la apuesta SportElse, cual es la tuya?

1410118605

 

Compartir Noticia

Deja un comentario

Tu direccion de email no será publicada